Corredor del Marqués a la Torre de Santa María

El corredor del Marqués es una de las actividades invernales más clásica y repetida del Cornión y quizás de los Picos de Europa. Su moderada dificultad, ambiente alpino que genera y las tremendas vistas que se disfrutan desde esta torre, activa la presencia de cordadas dispuestas a medirse en esta vía con frecuencia.

Croquis de la ascensión
La primera vez que se recorrió esta línea curiosamente se hizo en descenso. Se aventuró en ella Don Pedro Pidal para bajarse de la cima, quedando esta ruta denominada como del “Marqués” en atención al marquesado de Villaviciosa que ostentaba el pionero.
En invierno, fue Juan José Iglesias Arrieta junto con José Ignacio Núñez los primeros en recorrerla.
La aproximación se hace desde Pandecarmen o desde el refugio de Vegarredonda si no queremos madrugar en exceso, teniendo que recorrer unos ocho kilómetros desde el primero, y la mitad aproximadamente si decidimos pernoctar en el refugio.
Croquis de la ascensión
Últimas luces sobre la Torre de Santa María camino de Vegarredonda

Tendremos que pasar por el collado de la Fragua y bajo la cara este de los Argaos. Después en las Barrastrosas y antes de entrar en el jou de los Asturianos, dirigiremos los pasos directos hacia la montaña esquivando una serie de jous y prominencias que encontramos.

Croquis de la ascensión

Amanecer camino del collado de la Fragua

Croquis de la ascensión

Croquis de la ascensión

En la última pala de nieve que nos lleva a la entrada de la vía, la Cemba Vieya, aprovechamos para prepararnos con lo necesario para la ascensión.
Las máximas dificultades las vamos a encontrar en la entrada del primer largo, que de estar pelado o en mixto puede salir un paso de III o III+ y en el último largo, en el diedro que pone fin a la vía.

Croquis de la ascensión

Entrada al corredor

Se monta reunión con fisureros a escasa distancia del comienzo de las dificultades y nada más trasponer el paso de entrada, ascendemos unos metros a 40º hasta una reunión con cordinos que encontramos a la izquierda en una roca. Podemos utilizar, si no están tapadas por la nieve, hasta cinco reuniones que suelen sanear los guías de Picos, desde las cuales asegurar y rapelar en la bajada.
La segunda tirada consiste en remontar una pala de unos 45º hacia la pared de la derecha según ascendemos. En ella encontraremos otro punto de reunión.

Croquis de la ascensión

En la pala del segundo largo

Croquis de la ascensión

Llegando a la R2

El tercer largo transita por la vira ascendente que cuenta con unas pendientes alrededor de 45º y que, según la vamos recorriendo, éstas van siendo más tendidas. Es un tramo bonito y con un ambiente francamente magnífico.

Croquis de la ascensión
Croquis de la ascensión

En la vira del corredor del Marqués, con la tercera torre de Cebolleda al fondo

Agotada esta gran diagonal, el recorrido va girando a la derecha. La pared se abre y nos deja ver el diedro que muere en la arista cimera. Será el último largo de esta escalada. Montamos reunión a la izquerda, en unas rocas con unos clavos y cordinos.

Croquis de la ascensión

El diedro rondará los 50 o 55º y algo más en algún punto de la salida. Una vez lo recorramos, vadeamos brevemente hacia la derecha para montarnos en la arista cimera a escasos metros del punto más alto.

Último largo del “Marqués”

Un tramito de arista y estamos en la cumbre de la Torre de Santa María, o Peña Santa de Enol, 2487 m.

Croquis de la ascensión

Fotos de cumbre con tremendas vistas en un día como hoy. Jou Santo, norte de Peña Santa, los Urrieles, mar Cantábrico… espectacular!.

Croquis de la ascensión

Tras el deleite, para bajarnos de esta montaña rapelaremos desde los puntos de reunión, si bien no es estrictamente necesario que los hagamos todos.

Croquis de la ascensión

Primer rapel desde la arista

En la foto de abajo, el compañero está llegando a la roca donde se monta el primer relevo y del que nos descolgaremos definitivamente hasta la Cemba Vieya.

Croquis de la ascensión
Un último rapel y estamos de nuevo en el suelo.
Croquis de la ascensión
El retorno lo haremos desandando nuestros pasos o esquiando hasta donde la nieve nos deje, en caso de aproximar con tablas.
Es una ascensión a una gran montaña, entretenida de dificultad moderada y de la que podremos disfrutar durante una gran parte de la temporada, ya que con la orientación que tiene, suele estar disponible en diciembre y en los años buenos, durar hasta casi junio.
Necesitaremos dos cuerdas de 60 metros. pequeño juego de fisureros y quizás algún pitón y cordinos por si están tapadas algunas reuniones.
2018-12-14T08:54:10+00:00
Translate »