Espolón de los Franceses a Peña Vieja 2613 m. MD, 1000 m. V+

El espolón de los Franceses, con sus 1000 metros de desnivel hasta la cima, es sin duda una de las más grandes escaladas clásicas, no solo en los Picos de Europa, sino también de España.
Su recorrido se desarrolla en la vertiente sureste de Peña Vieja, que con sus 2613 metros es el pico más alto situado íntegramente en territorio cántabro.
La actividad divide en dos partes totalmente diferenciadas. En la primera, escalamos el espolón propiamente dicho hasta la base de la Torre Roja, para en una segunda parte, elevarnos hasta la cima trepando sobre un sinuoso trazado de canales y terrazas que a más de uno se le hará largo.
Croquis de la ascensión
Vertiente sureste de Peña Vieja en otoño.
La primera escalada se realizó el 18 de agosto de 1967, cumpliéndose ahora 50 años y corrió a cargo de P. Forn y B. Trouvé.  La nacionalidad de la cordada da nombre a la vía.
La dificultad que encontraremos va del IV al V+ en un recorrido largo de montaña que rondará los 10 largos de cuerda, según “estiremos” las mismas en cada tirada (a nosotros nos salieron 11). Cuerdas de 60, un juego de fisureros completo, otro de friends hasta el dos y doce cintas para asegurarnos.
La aproximación a pie de vía la hacemos en una media hora andando desde el refugio de Áliva si accedemos en coche por Espinama, o también desde la estación superior del teleférico de Fuente Dé en un tiempo similar.
Croquis de la ascensión
Croquis de aproximación y descenso sobre el mapa de M.A. Adrados.

Partimos desde el refugio de Áliva siguiendo el camino a la horcada de Covarrobres. Vamos identificando el comienzo de la vía, con fama de perdedora, sobre todo en su segunda parte.

Croquis de la ascensión

La primera tirada comienza al pie de una canal rojiza (IV) la cual suele aparecer con chorreras húmedas. La recorremos hasta que ésta vence un descanso donde montamos reunión.

Croquis de la ascensión
Croquis de la ascensión
Hacia abajo desde la R1

El segundo largo comienza con una travesía hacia la izquierda hasta dar con un paso vertical (IV). Una vez lo hayamos superado, buscamos en ligero descenso la segunda reunión.

Croquis de la ascensión

En el tercer largo salimos rectos hacia arriba y cerca de la pared que tenemos a la derecha. Son placas con zonas herbosas (IV) que esquivamos para estirar bastante las cuerdas. La reunión se puede montar en algún puente de roca o clavo que encontramos.

Croquis de la ascensión
Croquis de la ascensión
Terminando la tercera tirada.

En el cuarto largo seguimos progresando por el diedro herboso en busca de la vira verde que ya intuimos. Montamos reunión sobre dos clavos.

Croquis de la ascensión
Ganando altura sobre las praderías de Áliva y el chalet Real.

En el siguiente largo, un poco de trámite, atravesamos hacia la derecha por la vira verde (III) a montarnos encima de “el dado” donde comienza propiamente el espolón.

Croquis de la ascensión
La vira herbosa nos lleva, de izquierda a derecha, hasta la base del espolón.

El sexto largo es el primero del espolón. Aquí el recorrido es más evidente, sobre buena roca y con los mejores largos de escalada. Salimos rectos a buscar una chimenea ligeramente a la derecha (IV+), la trasponemos e intentamos estirar las cuerdas lo que el roce de las mismas nos permitan. Varias repisas nos sirven para montar el relevo.

Croquis de la ascensión
Croquis de la ascensión
 Empezamos a disfrutar de un ambiente vertical y con “aire” bajo los pies.

La siguiente tirada, la séptima, comienza a la izquierda en un paso fino protegido por dos clavos (V), nos elevamos  por una fisura levemente a la izquierda del espolón para buscar de nuevo a la derecha un paso desplomado con canto y protegido con algún pitón (V+) que nos deposita de nuevo en el filo. Prolongamos el avance hasta montar reunión bajo un techo de aspecto desgajado con clavos.

Croquis de la ascensión
Por encima y a la derecha aparece el techo atlético de V+
Croquis de la ascensión
El paso desplomado se supera por la fisura de la izquierda.
Croquis de la ascensión
El tránsito sobre el filo es espectacular en este tramo.

El octavo largo quizás sea el mejor. Se salva el techo roto por la izquierda y nos deja en una zona muy bonita de escalar. Una placa, un tramo de bavaresa y finalmente unos canalizos (V+) nos depositan en una repisa donde montamos el relevo sobre clavos.

Croquis de la ascensión
Croquis de la ascensión

El siguiente largo es el largo de la placa. Novena tirada. Estamos situados bajo el gran desprendimiento que se ve desde el camino y el cual esquivaremos por la derecha. Para ello, salimos de la reunión levemente hacia la derecha, evitando un primer tramo de placa por una zona más sencilla en el límite de la misma. Luego, abordamos la placa propiamente dicha (V) y, con tendencia a la izquierda, salimos de nuevo al filo por una chimenea sencilla y montamos reunión sobre él.

Croquis de la ascensión
Croquis de la ascensión

En el décimo largo, tras superar la placa, el filo tumba. El terreno sigue siendo aéreo pero más sencillo (III). Tramo también muy bonito. Seguiremos avanzando hasta los pies de un característico gendarme.

Croquis de la ascensión
La proximidad de la Torre Roja, anuncia la conclusión de la escalada. 

Y el último largo, el decimoprimero para nosotros. Comienza bordeando en travesía el primero de los gendarmes por la derecha. Nos apoyamos sobre el filo entre ambos y a continuación hacemos lo mismo con el segundo. Aunque es un largo corto, la mala calidad de la roca exige atención. Un clavo y un puente de roca nos protegen en este último y espectacular tramo.

Croquis de la ascensión
Al fondo ya se aprecia la canal por la que “escaparemos” hacia la cumbre de Peña Vieja.
Croquis de la ascensión

Aquí terminamos la escalada pero no la ascensión. Ahora hay que salir por la cumbre para lo que comenzamos remontando la evidente canal que tenemos detrás (II).

Croquis de la ascensión

La remontamos en su totalidad hasta un collado donde el terreno abre. Continuamos trepando con tendencia a la izquierda a buscar la cresta, donde nos encontraremos varias brechas a destrepar. Alguna de ellas está equipada para rapelar.

Croquis de la ascensión
Trepamos siguiendo algunos hitos a la derecha de la cresta con algunos pasos de III.
Croquis de la ascensión
Esta segunda parte tiene zonas que, sin ser difíciles, son algo expuestas.
Croquis de la ascensión
Las vistas de la imponente arista hacia Peña Olvidada.
Croquis de la ascensión
Croquis de la ascensión
Cima de Peña Vieja, 2613 m
El descenso lo haremos caminando por el sendero que lleva al collado de la canalona. Bajaremos la canal de mismo nombre y por el camino de la Vueltona y la horcadina de Covarrobres de nuevo hasta Áliva, donde comenzamos por la mañana.
2018-07-07T15:42:40+00:00
Translate »