Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Peña Maín, Wish you where here, 150 m. V+

Al lado del collado de Pandébano y muy cerca de su aparcamiento, encontramos este espolón en el que se han abierto varias vías de escalada, siendo la primera de ellas “Wish you where here” (ojalá estuvieras aquí); abierta en 2012 por Pablo y Javier Fernández  en memoria del escalador asturiano Alfredo Íñiguez.

Es una actividad para disfrutar escalando en un grado asequible y sin apreturas, además de contar con una caliza compacta de buena adherencia. Todo ello en un entorno especial, en el que cogeremos altura a espaldas del Picu, Neverón y vecinos, divisando por completo la ruta de aproximación a la vega de Urriellu y su continuación hasta la horcada Arenera.

Ideal para media jornada o para aprovechar un hueco que nos sobre al entrar o salir del macizo.

Croquis de la ascensión
El espolón se identifica perfectamente desde el aparcamiento de Pandébano, a la derecha del collado

Aproximación: Evidente y corta. Desde el aparcamiento (1.110 m) y con el collado de Pandébano frente a nosotros, tomamos a nuestra derecha (N) el camino que sube por la margen izquierda del arroyo Canero. Tras pasar junto a las cabañas del mismo nombre (fuente), el camino va virando al suroeste alcanzando el amplio collado de Pandébano (1.213 m, 0,8 km). Desde el cartel indicador, nos encaminamos directos hacia la base del espolón, que alcanzamos entre helechos (1300 m, 1,2 km)

Croquis de la ascensión

Dificultad: La vía tiene 150 metros dividida en cuatro largos de unos 35 metros cada uno. Todas las reuniones están equipadas con dos parabolts con anilla, pudiendo rapelar en cualquier momento. Además encontraremos algún clavo y varias chapas  en el recorrido. Esta ruta está entre el IV y el V grado, teniendo dos zonas de V+ en el segundo largo (placa) y en el cuarto (diedro).

Material: Dos cuerdas de 60, juego de aliens y friends hasta el 2, un juego de fisureros y 8 cintas

Croquis de la ascensión
El croquis, con nuestras sensaciones

1º Largo, 35 m, IV/IV+.

Arrancamos a la izquierda del título de la vía grabada en una piedra. Escalamos directos por terreno que se inclina poco a poco, buscando un parabolt que queda muy alto (10 o 12 m), pero que alcanzamos sin apreturas (IV). Continuamos rectos  (IV+) protegiendo a placer hasta la reunión que se sitúa al pie de una placa con un canalizo negro muy marcado a su izquierda.

Croquis de la ascensión

2º Largo, 35 m, V+.

El segundo largo es el más mantenido y quizás el más bonito de escalar. Comienza por encima de reunión hasta una cercana ceja que pasamos por la izquierda (aquí había un clavo). Seguimos rectos hasta guiados por los paraboles sobre una placa cada vez más vertical. Desde la segunda chapa, nos fijamos en arriba a la izquierda en otro parabolt pegado a la chorrera negra y tiramos en diagonal hacia él sobre canalizos con pasos de adherencia (V+). A continuación nos metemos en el gran canalizo, que es vertical pero escalonado (IV) remontándolo por completo. A su fin, aparece una laja con un parabolt encima. Nos aseguramos y nos montamos en la misma por la derecha (V), donde aparecerán rápido los cantos que nos permiten llegar a la reunión, cuatro metros por encima .

Croquis de la ascensión
Nada más chapar el segundo parabolt escalar con tendencia a la izquierda. En la foto se escaló en vertical,  asegurando en un puente de roca en la mata herbosa de la derecha, quedando una travesía más larga y dura que subiendo en diagonal desde la segunda chapa.
Croquis de la ascensión
Pasos de adherencia (V+) hacia la izquierda hasta meternos en el gran canalizo negro
Croquis de la ascensión
Llegando a la R2 (V)

3º Largo, 35 m, IV+.

Salimos trepando directos a un cercano techo con un clavo a su entrada. Lo superamos por una fisura a la izquierda con cantos para manos y pies (IV+), y a su salida y con una dificultad similar, escalamos hasta un parabolt. Proseguimos con tendencia a la derecha para alcanzar un bloque adosado muy cerca del filo del espolón. Lo superamos por la fisura de la izquierda en bavaresa (IV+) montando sobre el mismo el tercer relevo. La línea original creo que supera el bloque por la derecha, pegado al filo (V+).

Croquis de la ascensión
El pequeño techo del 3º largo tiene buenos apoyos de manos y pies (IV+)
Croquis de la ascensión
El bloque que precede a la reunión te pide escalarlo en bavaresa por la izquierda (IV+). Por la derecha, V+
Croquis de la ascensión
Según ganamos altura sobre Pandébano, se abre la perspectiva hacia la norte del Urriellu y su entorno.

4º Largo, 35 m, V+.

El último largo comienza sencillo por unos bloques con hierba (IV) hasta llegar a la base de un marcada y vertical fisura-diedro. Éste, es el punto clave del largo y uno de los pasos duros de la vía. En su base encontramos, casi seguidos, un clavo y un parabolt. Lo superamos apoyándonos en su parte derecha, terminando las dificultades nada más salir del mismo. Unos metros de III grado y llegamos a la última reunión de la vía. Tiempo para mirar detrás de nosotros y disfrutar la perspectiva.

Croquis de la ascensión
El diedro encima del escalador es otro de los pasos duros de la vía (V+) y pone fin a la misma.
Croquis de la ascensión
foto de cordada. La cumbre de Peña Maín, queda a unos 20 minutos caminando

Descenso: Varias opciones tenemos. Desde hacer cumbre en Peña Maín, 1605 m (Cabeza la Mesa), en una media hora sin correr, y así disfrutar de la vista circular que abarca desde la vertiente norte de los Urrieles hasta el Cantábrico y posteriormente bajar por la ruta normal de la montaña o, también podemos rapelar desde los puntos de reunión toda la vía. Si queremos bajar andando sin hacer cima, la canal a la izquierda de la vía es la más rápida.

11 de septiembre de 2020.

2020-09-16T18:39:57+00:00
Translate »