Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Aguja José de Prado, 2443 m. MD, 430 m. 6a+

foto
Las últimas luces resaltan la silueta de esta gran aguja enclavada en la mitad de la pared sur de Peña Santa.

La Aguja José de Prado está situada en medio de la pared meridional de Peña Santa. Es una aguja grande, a veces mimetizada por el inmenso murallón que se levanta tras ella, pero muy llamativa desde la brecha Norte o desde la parte alta de la Sur Directa, donde ofrece un aspecto infranqueable. Pocas ascensiones se han realizado a esta cima a pesar de estar en medio de un paño de roca tan valorado y visitado por escaladores y montañeros. Parte de culpa la tiene el desconocimiento de sus rutas de escalada y el estar rodeada de cientos de metros cuadrados de excelente caliza por donde discurren numerosas rutas para el disfrute de los escaladores. Si añadimos la extensa aproximación y la longitud de la escalada tendremos como resulta una gran aventura en una de las paredes más famosas de los Picos de Europa.
La ruta de ascenso más rápida exige escalar los primeros cinco largos de la Sur Directa, y trepar junto a la aguja hasta alcanzar la brecha que la separa de la pared sur de Peña Santa. Pasando al vacío de la otra vertiente (suroeste), se puede alcanzar la cumbre en tres largos de cuerda. Por esta vertiente se trazó el primer ascenso del que apenas tenemos referencias escritas.

Historia de la pirmera escalada:
Los miembros del GAM Peñalara Mari Carmen Arribas, Teógenes Díaz, Artemio Roberto Macedo, Alfredo Granda, Rafael Pellús, Antonio Espías, Antonio P. Ayuso y Antonio Flores, en junio de 1960, se dirigen hacia la pared meridional de la Peña Santa. Su intención es que Granda, Pellús, Ayuso y Flores consigan la primera ascensión de la aguja que existe en el centro de la pared y que, a instancia de Enrique Herreros, se le había puesto el nombre de José del Prado en memoria de este peñalaro y falangista que en los primeros días de la Guerra Civil murió defendiendo el cuartel de la Montaña en Madrid. Dicha aguja ya había sido objeto de un intento en 1958 pero Pellús y Flores, acompañados de Teógenes Díaz. Esta vez se proponen vivaquear en el nevero colgado, para desde allí y con más probabilidades de éxito, emprender la escalada. Los peñalaros conseguirán su propósito, para lo cual tuvo que emplearse a fondo Ayuso incluso apelando a métodos artificiales. Una vez alcanzan la cumbre, llevan a cabo dos rápeles para bajar y prosiguen la escalada por la pared meridional de Peña Santa siguiendo la vía Rojas-Fuentes-Folliot.
(pincha aquí para ver la reseña de la primera escalada publicada en la revista Peñalara de 1960).

Dificultad y longitud de la escalada:
Los primeros largos de la Sur Directa a Peña Santa se mueven entre el IV y algo de V grado. En este tramo las reuniones se montan sobre puentes de roca o en buenas fisuras, encontranto también algún clavo en los pasos característicos. Después de superar la terraza del nevero colgado, trepamos para alcanzar la brecha que da paso a la vertiente suroeste escalamos tres largos de V/V+ y un buen apretón en la salida del segundo largo de 6a+ expuesto. Son los largos claves de la escalada. La longitud total del ascenso es de 430 metros, pero interrumpidos por la trepada en la zona del nevero central de la sur de Peña Santa, que divide esta escalada en dos partes bien diferenciadas.

Descenso:
Dos rápeles desde la cumbre hacia el nevero colgado y luego otros tres rápeles por la sur directa (explicación completa al final de la descripción).

Material: 
A las dos cuerdas de 60 sumamos un juego completo de friends y de empotradores. Varios cordinos largos para asegurar y rapelar toda la vía. Dejamos algún clavo con lo que la ruta queda más o menos asegurada.

Aproximación:
Hasta Vega Huerta podemos llegar desde el sur partiendo desde tres localidades distintas.
– Soto de Sajambre; a través de Vegabaño y la canal del Perro.
– Soto de Valdeón; pasando por la vega de Llos y enlazando con la canal del Perro.
– Cordiñanes (mirador del Tombo), por la canal de Capozo.

Una vez en Vega Huerta podemos pasar la noche en su pequeño refugio o en la cercana cueva de las Torres de Cotalbín en caso de no haber sitio.
Desde la vega en apenas media hora nos ponemos en la base de la pared sur de Peña Santa.

aproximaciones
Tres rutas de aproximación por el sur sobre el mapa del IGN
foto
Aproximando a la pared sur. El sol ya ilumina la vertiente este de la aguja justo a la derecha de la nube.

Descripción de la escalada:

foto
Primera parte de la escalada en la que se recorren los primeros largos de la vía “Sur Directa” a Peña Santa.

Aproximamos a la peña teniendo como referencia un triangulo sobre la gran fisura horizontal que recorre la parte baja de la pared. Lo buscamos en la vertical de la cumbre y por la derecha de dicho triángulo comienza la escalada.
Para llegar a hasta la R0 realizamos una trepada de II grado que se hace mejor si se coge de izquierda a derecha. En una cómoda repisa inclinada, montamos la R con fisureros.

foto
Trepando para alcanzar el comienzo de la vía que arranca por la chimenea oscura que se ve a la izquierda del montañero

1º Largo, 35 m, IV.

Escalamos los primeros metros por una chimenea sencilla que tenemos encima pasándonos algo más arriba al espolón que lo cierra por la izquierda. Un paso de IV antes de llegar a un par de clavos, los superamos y unos metros arriba a la derecha aparece la reunión en una amplia vira con un buen cordino lazando un puente de roca.

foto

2º Largo, 55 m, V

La vía original sale de frente (V+) por un diedro. A su izquierda un espolón vertical nos eleva en un tramo de V grado bien protegido por tres clavos. Por encima, el terreno suaviza llegando a la segunda reunión montada con dos clavos separados uno encima del otro.

foto
foto
Llegando a la segunda reunión.

3º Largo, 30 m, II+

Largo de transición entre terrazas con pasos sencillos de II o III. Se trepa hasta llegar al muro vertical, donde esta la reunión en un puente de roca.

4º Largo, 45 m, IV+

Salimos por el muro vertical con tendencia a la izquierda (IV+) siguiendo un par de puentes de roca.con cordinos que aparecen. Nos movemos hacia la chimenea visible que tenemos por encima. Escalamos por la misma (IV+, un clavo) y por gradas sencillas montamos reunión sobre puentes de roca.

foto
foto

5º Largo, 55 m, IV+

Escalamos hacia la izquierda hacia una fisura donde chapamos un primer clavo (IV). A continuación por una placa más vertical (IV+, clavo) que nos deja hacia la izquierda (III) en el circo colgado de Peña Santa. Montamos reunión sobre dos grandes bloques.

foto

Gran terraza central (nevero colgado)

Este tramo -de unos 200 metros- divide en dos partes esta ascensión. Recogemos cuerdas y caminamos pegados a la cara este de la aguja en un principio. Luego nos separamos continuando por trepadas sencillas que llegan hasta el III grado justo antes de alcanzar el collado que separa la aguja de la pared sur de Peña Santa.

foto
Trepando en la gran terraza central.
croquis
Croquis de la escalada de la vertiente suroeste de la aguja

6º largo, 25 m, V+

Vertiente suroeste de la Aguja José de Prado: Montamos reunión en la misma brecha sobre un bloque y nos aupamos a un saliente que asoma al vacío. Desde el mismo vemos una vira estrecha y expuesta que lleva a un gran diedro al fondo de la misma (no hay que alcanzarlo). Con un patio que quita el hipo, comenzamos los primeros metros de la travesía en descenso. Ahora nos elevamos hasta alcanzar con las manos una somera repisa, sucia y algo suelta, donde chapamos un clavo y un puente de roca. Seguimos hasta otro clavo con algún pie a la placa, consiguiendo alcanzar un bloque tras un paso fino que echa algo para atrás (V+). Lazando el bloque con un cordino y con un pequeño puente de roca que tenemos por encima, montamos la incómoda reunión. Estamos en un punto indentificable porque es donde la travesía comienza a descender hasta el gran diedro desplomado que veíamos antes.

foto
En la brecha, comienzo de la travesía.
foto
foto
Largo espectacular, con mucho ambiente.

7º Largo, 55 m, 6a+

Desde nuestra exigua reunión tenemos a la derecha y algo por debajo el diedro desplomado de la “Aitite” (6b). A nuestra izquierda, se intuye  por encima (que no se ve) una fisura con salida complicada que se supone que es por donde escalaron los peñalaros en el 60. Por encima de nosotros, un desplome deja asomarnos a una placa compacta. Parece lo “más asequible” y probamos por ahí.

Se sale un metro a la derecha de la R agarrando una regleta de izquierdas. Con ligera tendencia a la derecha y sin poder meter nada, superamos el desplome con cantos romos y muy fino de pies (6a+). A nuestro favor una roca excepcional, totalmente compacta y de gran adherencia. Superado el desplome, la placa pasa a vertical y luego tumba ligeramente pero sigue sin permitir aseguramiento alguno, lo que expone la escalada unos 8 metros hasta una pequeña fisura donde pitonar (dejamos un clavo). A partir de aquí, más relajados, tiramos a la derecha para meternos en el diedro en su parte alta hasta un bloque empotrado que cierra el paso. Superamos el bloque en un paso atlético de V grado y ganamos una generosa repisa al lado de una oquedad herbosa. Dejamos un clavo en una grieta sobre la repisa y salimos a la izquierda para elevarnos rectos hacia una estrecha y prolongada fisura inclinada que vemos perfectamente sobre nosotros. Alcanzamos la fisura-repisa donde solo entran las manos y nos movemos en diagonal de derecha a izquierdas con los pies abajo en placa (V+). A su fin, permite montarnos en ella terminando en un descanso cómodo bajo la arista de la aguja.
Aquí encontramos un parabolt donde montaron relevo los aperturistas de la vía “Aitite” y que nosotros también utilizamos para nuestra reunión. Sólo nos falta un largo para la ansiada cumbre que ya vemos desde aquí.

foto
La salida del 7º largo es el tramo más difícil de toda la ruta.
foto
Placa y parte alta del diedro desplomado
foto
llegando a la fisura ascendente
foto
Justo antes de llegar a la reunión del parabolt (R7) la fisura ensancha, permitiendo montarnos en ella.

8º Largo, 40 m, V+

El último largo nos deja en la cima a través de un enorme diedro con una grieta rectilínea que lo recorre por completo en su intersección. Salimos a la derecha por una vira fácil en un corto sube y baja que nos deja a pie del diedro. Su comienzo es vertical y la grieta tiene la suficiente amplitud aquí para meter manos y una pierna (V+). Nos elevamos protegiendo bien con friends medianos y unos cuatro metros por encima aparecen suficientes presas para relajar la escalada. En su parte alta encontramos dos clavos (vía Aitite) y a su derecha una terraza que nos saca del diedro. Desde la misma trepamos unos metros a la izquierda y salimos a una corta arista que nos deja en la cima de la Aguja José de Prado. La reunión la montamos abrazando con cordino un bloque en el suelo.

foto
En el diedro perfecto del último largo. Bajo el gran saliente de roca que hay encima del escalador, sale a la derecha la repisa que utilizamos para alcanzar la arista.
foto
Momentos finales de esta espectacular ruta. Foto tomada desde la cima.

Disfrutamos unos momentos de esta fantástica cumbre, quizás la más compleja de alcanzar en todos los Picos de Europa, pero con la cabeza puesta en el descenso el cual -continuando con la tónica general de la actividad- tampoco será sencillo. Paramos unos momentos para observar la sur de Peña Santa desde el mejor mirador posible y para hacernos unas fotos en cumbre de recuerdo antes de ir a buscar los rápeles para bajarnos.

foto
Foto del equipo con los canalizos de la Sur Directa detras de nosotros.

Descenso

Desde la cumbre de la aguja descendemos por la arista hasta un promontorio que lo bordeamos por la vertiente del nevero colgado (noreste). Nada más trasponerlo (expuesto), encontrmos un bloque en filo con un cordino. Tiramos desde aquí un primer rapel de 35 o 4o metros que nos deja en una repisa amplia e inclinada.

foto
Croquis de los 2 rápeles de la aguja. Foto cortesía de Isidoro Rodríguez Cubillas.
foto

A continuación trepamos por una placa (I+) hacia la arista, donde encontramos cerca de ella dos paraboles desde los que efectuar un segundo rapel en el que apuramos a tope las cuerdas y que nos deja en una zona cómoda.

foto
foto
El tramo de la Sur Directa lo descendemos con 4 rápeles.
fotofoto

Ya estamos de nuevo en la gran terraza central de la sur de Peña Santa. Desandamos hasta la salida de los largos de la Sur Directa y con cuatro rápeles más que van por la vía, nos ponemos en el suelo.

foto
Torres de Cotalbín

De nuevo en Vega Huerta recogemos los bártulos y emprendemos felices el largo paseo de vuelta hasta Soto de Valdeón.

Esta ruta es la más directa y corta para ascender esta compleja aguja. Buscamos realizar sólo tres largos sobre la aguja siguiendo las someras notas que disponíamos de la ruta de 1960 y de la que no sabemos si tiene repetición alguna. El segundo largo en la propia aguja seguro que es inédito.

Actividad realizada por Ángel Villán, Rafael Caballero y Jose Tascón el 31 de julio de 2019

2019-09-09T13:55:28+00:00

2 Comentarios

  1. Anonimo 29 agosto, 2019 en 8:18 pm - Responder

    Gran actividad y gran descripción!!

  2. Burrito blanco 29 agosto, 2019 en 9:45 pm - Responder

    Veo que ahí siguen algunas cintas de las que dejamos en los rapeles. Pedazo de actividad y de reportaje. Muy cuidado. Me alegra que consiguierais salir por donde nosotros no pudimos, aunque hubiera pagado por que vosotros repitierais nuestra vía (aún estamos esperando el feeback de alguna cordada).
    Por cierto, perdí tu correo en un cambio de PC hace tiempo y me gustaría contactar con vosotros de nuevo. Si no te importa escribirme al mío …
    Antonio.

Deje su comentario

Translate »